viernes, 19 de junio de 2009

Gacelas

Ayer pasaste por mi lado, cuando, ensimismado musitaba un salmo de los que me sé de memoria.
Me sorprendió no oir tus pasos a pesar que venias corriendo.Me alteré un momento, por si oiste mi recitar. No ví tu cara, mi paso tranquilo me lo
impidió. Ya cuando me adelantaste un poco, pude fijarme en tu figura delgada y tus movimientos acompasados, brazos y piernas, vestida a pesar del calor. Pantalones blancos, camiseta roja. Pelo
recogido bamboleante al compás de tu carrera.Ya quedabas lejos de mi vista y observo que te paras.
Me fijo y puedo distinguir que mueves los brazos como para henchir tus pulmones de aire y luego
te inclinas, brazos extendidos , hasta tocar tus pies o la arena con las manos... Luego... luego me sorprende verte haciendo como unos pasos de baile o gimnasia oriental, unos pasos violentos, enérgicos, seguidos de poses lentas casi estáticas.. ya casi estoy a tu altura; estás separada de la orilla, yo piso casi el agua..ya enfrente de tí vuelvo la cabeza te saludo con los buenos dias y se me
ocurre de repente pararme un segundo, juntar las manos y hacerte una "reverencia" al estilo
japonés... Me sonries... Sigo mi camino de vuelta...igual mañana coincidimos...

2 comentarios:

  1. Ejercitando cuerpo y espíritu a la orilla del mar ¡Buena coincidencia!...

    Besito volado.

    ResponderEliminar